Tips para organizar tu casa

¿Te pasas el día organizando y limpiando? ¿Tienes la sensación de que nunca termina? Yo sí. Y eso que en casa, por ahora, solo somos dos. 


Desde que me enteré que estoy embarazada el trabajo en la casa se me ha acumulado sin parar. Por las noches he tenido mucha dificultad para dormir y por el día estaba agotada. Muchos días no tenía fuerzas ni para levantarme de la cama. Los días que conseguía hacer algo, no era muy cerca de la cocina (todo me daba asco). Mi marido al final se dedicaba a hacer la comida en su mini-pausa y recogía la casa los fines de semana. Pero la lavadora no quería bajar, la cocina cada vez estaba más sucia y la cama no se hace sola. Después llegaron las Navidades y aunque poco a poco me iba encontrando mejor (con más ánimo y menos nauseas), los días festivos han dejado huella.

Hoy por fin he terminado la plancha que tenía guardada en un armario y la decoración navideña está ya en una caja. 
Cuando nos casamos hice una búsqueda en pinterest para empezar con las tareas del hogar sin morir en el intento. Uno no está acostumbrado a esto, porque al final los padres suelen ocuparse de la mayor parte todo el tiempo… resulta un poco sobrecogedor. Doy gracias a que mi madre siempre nos ha enseñado a hacer todo: la cocina, los baños, lavadoras, secadoras, pasillos, camas, etc. Pero no es lo mismo hacerlo de vez en cuando, que tener que encargarte de ello siempre tú (se acabaron los benditos turnos por los que me quejaba tanto). 

Encontré una lista de tareas editable en un blog (no recuerdo cual es, si alguien lo conoce que me lo diga). Edité la lista, la imprimí, la plastifiqué y la colgué de la nevera. La cumplía muy bien, era simple y así mantenía la casa limpia. A las 9:00/9:30 de la mañana la casa ya estaba en funcionamiento y limpia. ¡Qué maravilla! Después me dedicaba a editar fotos y videos de bodas y a preparar las clases con juegos muy divertidos. También tenía tiempo para leer muchos blogs o investigar mi nueva thermomix.


Hace unos días revisé la lista, para poder volver a ponerme con ella y me di cuenta que ya no se adaptaba completamente a mis necesidades. Además me agobiaba empezar la semana limpiando la cocina (que es un trabajo de toda la semana) y que no se mantuviese nunca. Ya no tengo que aspirar cada habitación, porque tenemos una aspiradora Roomba que es una maravilla. Así que he hecho una lista toda mía. Ya no hay marcha atrás.

Lo bueno de esta lista es que a partir de ella me he dado a mi misma unas pautas para tener una vida organizada, pero seguir disfrutando de las cosas que me gustan sin hundirme en una marea de platos sucios:
  1. Empezar siempre haciendo la cama. Siempre. Es algo que ya tengo adoptado y hace que sienta que ya tengo una cosa menos en medio (y en a penas unos minutos).
  2. Dedicarse superficialmente todos los días de la casa. Recoger las cosas que están fuera de sitio y limpiar las mesas de toda la casa hacen que se mantenga todo ordenado sin dedicarle demasiado tiempo.
  3. Dedicarse en profundidad cada día a una parte de la casa. Esto es lo que más me gusta de esta lista. Cada día profundizas en una parte de la casa y la dejas reluciente, el resto de la semana solo tienes que conservarlo.
  4. Ponerse un límite de tiempo. Yo por ejemplo me pongo de 1,5 a 2 horas para hacer todo. Así después puedo dedicarme a otras cosas. Es genial, porque en solo dos horas ya tengo la casa lista y me siento bien conmigo misma. 
  5. Añadir si es necesario. Si descubres que un día tienes que hacer algo más no dudar en hacerlo, la lista es solo orientativa. Así, si veo que tengo que darle un repaso a la tele o a los armarios de la cocina, lo hago sin problema. 
Os dejo un enlace AQUÍ para descargaros la lista.

GuardarGuardar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.