La bañera infantil: flexibath de Stokke

¡Qué sensación tan increíble es la de comprar algo para tu futuro bebe!

Nos acabábamos de enterar que íbamos a ser papás y pasamos por el Corte Inglés. No buscábamos nada para bebes, pero mientras mi marido se probaba unos zapatos yo me di unas vueltas por la zona de bebes con nuevos ojos. ¡Qué cantidad de cachivaches! Menos mal que me lo tomé con mucha calma y simplemente pasee entre carritos y cunas.


Fue entonces cuando la vi: la bañera flexibath de la marca Stokke. Me llamó muchísimo la atención porque no entendía que era. Yo estaba acostumbrada a ver la bañera infantil gigante que ocupaba medio baño en mi casa. Y de repente esa cosa que se podía doblar y ocupaba poquísimo estaba delante de mí.

No voy a mentir. Al principio me pareció que eso no daría buen resultado, que no sería cómodo para el bebe, o que no sería cómodo para los papás a la hora de bañar al bebe. ¿Y qué pasaba con un recién nacido? ¿Se podía bañar ahí o se resbalaría? ¿Y hasta cuando podías usar eso? Seguro que después de un año tenías que comprar otra cosa.


Lo dejé pasar. Hasta que llegó el momento de comprar un regalo de reyes. Queríamos comprarle algo al bebe, para ir quitándonos poco a poco los gastos y no tenerlos todos de una. Además acababa de entrar en el cuarto mes y todo iba genial. ¿Por qué no? Lo importante era comprar algo muy neutro, porque aún no sabemos si es niño o niña. Hacer una compra de las cosas "grandes" para el bebe daba un poco de miedo. Teníamos mirada la silla del coche (ya os hablaré de ella), pero el desembolso era tremendo. Bodies y ropita sin saber el peso o las medidas parecían algo fuera de lugar. Por no hablar de mantas, el bebé nacerá en pleno verano…

Los días anteriores a la noche de reyes no había podido parar de darle vueltas a la bañera aquella que ví en el Corte Inglés hace tanto tiempo. Sin dudarlo me puse a investigar sobre ella: videos review en youtube (en inglés o en español), blogs, foros… Cualquier lugar me servía, con tal de aprender más sobre la extraña bañera. Encontré muchas opiniones y me sorprendía que todas eran buenas. Hasta que encontré este video:


Papisario nos cuenta su experiencia y baña al bebe en el mismo video. Me pareció un video tan sincero que me tenía convencida. Puedes bañar al bebe donde te de la gana (yo quisiera tener la posibilidad de bañarlo en su habitación, para que no coja frío), este papá le baña en la cocina.
Me encantó la idea de llevar la bañera a la playa cuando el bebé es un poco más mayor y así usarla como una pequeña piscina. 

También vi este video, un poco más explicativo, en el que se ve todo con lujo de detalle: como se coloca la hamaca para recién nacido, como se vacía la bañera una vez finalizado el uso, como se pliega... Incluso puedes ver a un niño mayor bañándose en la misma bañera. Porque se puede usar hasta los cuatro años. ¡Qué maravilla! Esos son los productos que me gustan, los que se pueden usar, los que dan de sí. Ya tienes muchos gastos a la hora de tener un bebe lo mejor es saber que al menos los productos que compres te durarán. ¿Soy la única que piensa así?


Todo muy interesante, pero al final ¿compramos la bañera flexibath? 
Pues sí. La compramos. Lo que finalmente me convenció es que cabe en una maleta, de las grandes. Imagina que llevas al bebé un fin de semana con los abuelos o te vas de vacaciones en verano (que es cuando nacerá nuestro peque), puedes llevarte la bañera sin problema. ¡Ideal! Nosotros viajamos un montón y tenemos familia por toda Europa, así que ese punto fue decisivo.

A mi me gustaba la versión trasparente, pero en el Corte inglés de mi ciudad vendían un pack con la bañera en color blanco y la hamaca en una caja transportable. No es que fuera necesario tener la caja pero me pareció muy cómoda para guardarla hasta que nazca el bebé. Además el blanco me parecía muy neutral, ya que las otras opciones eran azul o rosa…

Así que el día de reyes, debajo del árbol, estaba la bañera. Yo estoy contentísima con la compra. Esperemos que al peque también le guste y disfrutemos mucho del baño. Ya os contaré. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.