Aprender los números en inglés jugando

En Septiembre empecé la aventura de ser maestra/profesora de inglés en una asociación para niños con TDAH. 

Yo aprendí inglés por gusto. Escuchaba música y veía la tele en inglés y quería, recalco QUERÍA, entender lo que decían mis cantantes y personajes favoritos. Ya tenía catorce/quince años, pero mi gusto por la música me llevó a querer aprender. Es por eso que entendí que para aprender hay que querer. Esa es mi filosofía en clase, lo que tengo que conseguir, antes que cualquier otra cosa, es que los alumnos quieran aprender.


¿Y qué mejor manera de aprender que jugando?
Cuando preparo las clases siempre busco terminarlas con un juego, ya puede ser un juego de toda la vida o un juego que yo misma he preparado: un memory, el bingo, el juego de las sillas, el tres en raya y muchos etceteras.

Cuando empecé lo primero que quería hacer era implantar bien algunos conocimientos básicos, que muchos niños ya deberían tener (a veces se da por hecho y no es así) como pueden ser los colores, los números y el abecedario. Para mí tener estos conocimientos me parece esencial ya que muchas veces hago uso de este tipo de vocabulario para organizar grupos u otros juegos.

Empezamos con los colores, creé un juego muy divertido que les encantó (os lo enseñaré), pero los colores parecían saberlos. Así que seguí con los números y ahí empezó el problema. Los niños se aprenden los números del 1 al 10 y después llegan el once y el doce, que son más difíciles de pronunciar, se pierden y si no insistes pasan al siguiente tema sin saberse los números.

Presenté el tema con una canción. Ya os he dicho que me encanta la música. Suelo presentar los temas con canciones, busco videos divertidos que puedan motivarles y así ellos escuchan una buena pronunciación. Uno de mis youtubers favoritos para aprender inglés es Matt. Su canción del 1-100 es fantástica, muy dinámica y entretenida:


El tema ya está presentado. Escuchan la canción y yo les hago repetirla, primero todos juntos y luego uno a uno, así puedo saber si realmente saben pronunciarlo. Después se pueden hacer varios ejercicios simples en grupos, en común o individuales. Yo apunto los números en la pizarra y los voy señalando al azar y preguntando uno a uno el nombre de ese número. Si quieres ir más allá puedes hacerles escribirlo. Por último, les hago un dictado. No hace falta que sea un dictado de todos los números pero que contenga los más difíciles: 11, 12, 20 y los números similares como son el 15/50, 16/60… Es necesario explicarles la diferencia entre la pronunciación de 16-sixteen y 60-sixty, yo lo pronuncio muy exagerado las primeras veces para que lo noten.

El dictado puede tener dos variantes. Bien se puede hacer un dictado en el que los alumnos solo escriben los números o se puede hacer un dictado en el que los alumnos escriben los números y su escritura. Se pueden hacer los dos dictados, un día uno y en la siguiente clase el otro, ya se sentirán con más confianza y lo afrontarán de otra manera.

  

Para finalizar la clase jugamos. El bingo es ideal, les encanta porque quien gana tiene un premio. Yo les doy puntos en el aula virtual de Classdojo. Además es un juego en al que pueden jugar ellos solos, uno pronuncia los números y los demás van revisando sus paneles. O bien puedes ser tú quien pronuncie los números.

Nunca pensé que disfrutarían tanto jugando a un juego tan simple como es el bingo. Pero me equivocaba, siempre que tienen la opción de elegir un juego escogen el bingo y lo disfrutan como el primer día. Se sienten super orgullosos por que ahora lo manejan sin dificultad, incluso me piden que juegue y les encanta ver que me pueden ganar.

¡Disfruto muchísimo viéndolos!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.