Favoritos de ikea: Baño

Bien la odias o la amas. Pero esta cadena de muebles es toda un sensación.
Hoy en día creo que todos valoramos mucho más la funcionalidad de los productos que compramos. ¿Son realmente útiles? ¿Me servirán para mucho tiempo? ¿Me pueden servir para otra cosa?


A mi Ikea me encanta. No puedo evitarlo, me gustan las cosas que cuestan poco y que con gusto y creatividad pueden ser espectaculares. Soy de las que piensa que algo que hace bien su trabajo, es útil y es bonito gana a muchos otros. Los gustos y las modas cambian. No solo en la ropa y el calzado, también en la decoración. Por eso me gusta la posibilidad que te ofrecen tiendas como el Primark, Zara Home o Ikea.


Cuando vives de alquiler es difícil encontrar muebles ideales. Está claro que hacerlos a medida no tiene mucho sentido. Quieres que los muebles transmitan algo de tu estilo, que sean funcionales y bonitos. Y si se pueden usar para varios espacios aún mejor. De nuevo, hablamos de funcionalidad.

Hace más de dos años que mi marido (entonces mi novio) y yo empezamos a comprar muebles pensando que en el futuro podríamos usarlos para nuestra casa. Él ha estado viviendo en habitaciones, compartiendo casa y finalmente estuvo unos meses en la casa en la que hoy vivimos. Por eso hemos tenido la oportunidad de ir comprando cosas poco a poco.

Analizando un poco los muebles que tenemos nuestros me he dado cuenta que tenemos un estilo marcado. Nos gusta la madera cruda (no sé si se llama así, pero bueno). La mayoría de los muebles que hemos comprado son de madera poco tratada o blancos. Me parece una elección estupenda puesto que son colores que combinan, colores claros que no se comen mucho espacio y así dan una sensación de amplitud.


Sorprendentemente hemos acumulado muchos muebles para el baño… Sí, para el baño. Y más sorprendente todavía es que aún habiéndolos comprado en diferentes ocasiones (a veces con años de separación) nos hemos hecho con una serie casi al completo: la serie de baño RAGRUND.

Es una serie de madera muy sencilla, me parece super bonita y super fácil de combinar. La silla fue la primera adquisición y realmente nunca ha estado en un baño. Está en nuestra habitación y la utilizamos para colgar la ropa del día siguiente, dejar algunas cosas que están dobladas para organizar más tarde y para que mentir, para dejar la ropa del día antes de ir a la cama…

 

La estantería si que está en el baño. Me chifla. La tengo llena de toallas, papel higiénico, nuestra caja de medicamentos y algunos accesorios decorativos (velas y perfumes que veis en la foto). La cogimos a la vez de dos esquineras, sin saber que pertenecían a la misma serie. Las esquineras las tenemos debajo del lavabo y son super útiles cuando no tienes mucho espacio de almacenaje en el baño. La única pega que le podría sacar a esta serie es que el almacenaje es completamente abierto, por lo que tienes que tenerlo todo siempre muy bien ordenado, pero a la vez es una forma de animarme a tener un sistema de organización mejor y no caer  en lo típico: meter todo en el cajón sin ningún tipo de orden.

Nosotros además tenemos la mesilla auxiliar NESNA, que serviría perfectamente para ponerla en el baño con los productos de los que os he hablado. Al principio la teníamos en la habitación y combinaba perfectamente con la silla Ragrund, al ser del mismo estilo quedaría también muy bien en el baño. ¡Quien nos diría que la llegaríamos a usar como mesilla auxiliar para el salón! Es super sencilla, práctica y bien combinada queda muy cuqui.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.