1 producto que toda madre necesita

¿Le das el pecho a tu bebé? Entonces esto te puede interesar

Cuando mi pequeña C nació sabía que le daría el pecho. Se lo había visto hacer a mi madre, a mis amigas… No podía ser tan difícil, ¿verdad?



Déjame decirte unas cuantas verdades ocultas de la lactancia. Es un engorro. Es muy demandante. No siempre es muy limpia. A veces resulta frustrante. No debe ser dolorosa, pero cuando tienes grietas créeme, lo es. Pero también es lo mejor para tu peque si puedes hacerlo, al menos hasta los seis meses. Y por esta razón a pesar de las dificultades he querido seguir adelante.

Hace unas semanas me encontré con una nueva dificultad: El trabajo. Hemos conseguido llegar hasta aquí juntas y me daba mucha pena dejarlo ahora que estoy empezando cogerle el punto. Por eso supe que necesitaba un sacaleches. Desde ese día comprendí la expresión "la leche materna es oro líquido". Sin leche mi hija se quedaba sin comer durante ni más, ni menos que CINCO horas.
Desde el momento en el que hice la entrevista lo supe: cada gota cuenta.
 Los primeros días de lactancia fueron difíciles, muy difíciles. El calostro no era suficiente para C y berreaba desesperada por el hambre. En esos primeros días me salieron grietas (os lo conté en una de mis últimas fotos de instagram) y pensé que tendría que introducirle algún biberón para poder calmarla. Pensé que no duraríamos ni un mes.

Por fin me dio la subida (o la bajada, como prefiráis) de la leche. Fue horroroso. Solo me dio en un pecho y ella no quería del otro, pero tenía que seguir con ese para que también llegara la leche. ¡La explosión fue increíble!
Y hablo de explosión porque no se me ocurre mejor manera para describirlo. Leche en las sábanas, leche en mi ropa, leche en su ropa, leche en el suelo, en la almohada, en el baño, por el pasillo, en las toallas…

Descubrí entonces los discos de lactancia. Mi salvación en ese momento, no paraba de poner lavadoras una y otra vez. A pesar de los discos aquello me parecía una cochinada. C por fin quedaba saciada, pero mi preocupación y el cansancio no terminaban de darme razones para dejarlo.


Aún así aguantamos como unas campeonas. Y llegó el momento de pensar en un biberón. Porque esas cinco horas era demasiado tiempo. No podía pedirle a mi peque que aguantase tanto. Sobre todo pensando que ya aguanta 6-7 horas por la noche. No quería cambiarle los hábitos… Ibamos tan bien.

Buscando un sacaleches en amazon me encontré con "la maravilla" de NatureBond. Este producto que no necesitaba que hicieses ningún esfuerzo con la mano para sacar la leche. Un producto que recogía toda la leche que quedaba desperdiciada en los discos de lactancia o en mi ropa. Un producto tan pequeñito que me lo podría llevar al trabajo o a una cena en el bolso. No me lo creía mucho. Así que empecé a investigar: youtube, blogs, reviews, etc.
Cada vez parecía más maravilloso ¡y fácil de usar!
Miedo número uno a la hora de dar el pecho: MASTITIS. La mastitis es una infección en las glándulas mamarias. Se produce por una obstrucción en los conductos de la leche materna y las historias a mi alrededor me levaban a una conclusión. Yo no quería una de esas. Sonaba demasiado doloroso.

Me daba miedo que con el sacaleches aumentase la producción y al final, intentando escapar de ella, la cogiese. Por eso este producto en concreto fue el que me convenció. Según la publicidad y todos los reviews de internet funciona de la siguiente manera:

Das el pecho a tu bebé y en el otro lado colocas el recogeleche (que por la succión se quedará quieto y no tendrás que hacer nada, ni sujetarlo) y todo el resto que siempre sale y se pierde para siempre queda recogido en el cacharrito. Funciona gracias a la fuerte succión que se crea contra el pecho, sin obstruir ningún conducto (¡IMPORTANTE!).


Además, si lo quisieras, también funciona como un sacaleches manual. Perfecto para llevarlo conmigo al trabajo y sacar el exceso de leche. Gracias al taponcito de silicona que lo acompaña no se cae nada de la leche, así cuando llego a casa la puedo añadir a la leche para el día siguiente. 

Alguna vez lo uso también por las mañanas si tengo mucha congestión, justo antes de ofrecerle a mi pequeña, es un alivio inmediato. Es super fácil de usar y apenas requiere atención, aparte del momento que dedicas a ponerlo en tu pecho. ¡BUM! La leche empieza a manar de una forma increíble. (¡De verdad! La primera vez ni me lo creía.)

El producto es de silicona. Tanto el recogeleches como el tapón. La silicona usada es 100% de alta calidad para uso alimenticio, por lo que es segura para guardar la leche. Viene acompañado por una tapa de plástico, que yo la uso para colocarlo cuando he terminado de amamantar. Y una bolsa de transporte de terciopelo que es ideal y sencilla para llevarla en el bolso. Su capacidad es de casi 110 ml. Alguna vez, por la mañana, lo he llenado enterito. 

Se puede meter en el lavavajillas (aunque yo nunca lo he hecho). Resiste temperaturas de hasta 250ºC. Yo lo limpio con agua y jabón y después lo esterilizo en el microondas con mi esterilizador de Chicco. No tengo el congelador lleno de leche. Solo un par de botecitos, por si acaso algún día no consigo recoger suficiente. 


Normalmente lo que recoge la tarde/noche del día anterior y lo de la mañana me sirve para cubrir la toma que tiene que tomar en biberón. No siempre lo uso. Pero estoy segura que con un uso exhaustivo (sobre todo si lo usas desde que tienes la subida de la leche) puedes conseguir una buena colección en tu congelador. En un blog en inglés sobre maternidad y lactancia materna leí la regla de los 5-5-5 para conservar tu leche materna: 5 horas en temperatura ambiente. 5 días en el frigo. 5 meses en el congelador.


Ver videos en youtube y leer reviews fue lo que me convenció a comprarlo y no podría estar más contenta. Pero solo encontré cosas en inglés. Por lo que he decidido hablaros de él por si a alguien que busque este producto (como yo) pueda ver que el resultado es realmente satisfactorio. Además, es un ahorro ya que ahora mi gasto en discos de lactancia ha disminuido casi a cero. ¡Y es el sacaleches más barato que encontré en amazon!

Puedes ver el producto en amazon para leer más comentarios de la gente que lo ha comprado. Y por supuesto, como yo puedes buscar mil videos de su funcionamiento. 
Es el producto estrella en mi casa. ¡Cada gota cuenta!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.