La habitación del bebé

Hace un tiempo os hablaba de los imprescindibles del bebé y hoy os enseño la habitación de mi peque.

Me retracto. Cuando hice la lista de los imprescindibles para el bebé estaba equivocada. Realmente a tu pequeño no le hace falta nada, excepto ropa y pañales. ¡Y el amor de sus padres! Todo lo demás es un añadido que realmente en los primeros meses de la vida es prescindible. 

No os voy a mentir, he usado muchas cosas más que ropa y pañales. Pero lo cierto es que cuando tienes a tu peque en los brazos te preocupas de si come bien, de si tiene frío o calor, de si es feliz… Ya no importa si tiene 6 bodies o 40, lo que importa es que esté bien. A veces en el mundo de instagram, youtube y otros, nos perdemos entre tanto materialismo y a los padres (sobre todo a los primerizos) se nos crean necesidades muchas veces innecesarias.

Si bien es cierto que nosotros no le habíamos comprado muchas cosas a la peque (lo cual me tenía muchas veces en vilo), cuando nació me di cuenta que realmente muchas no me hacían falta, al menos no al principio. 

También es cierto que hay algunas compras/regalos que me han hecho la vida más fácil, como la sillita Doona que nos ha permitido viajar a conocer a la familia sin llevar mucho trasto, o el nido que me hizo mi madre para tener a la niña tumbada a falta de un capazo, o algún chupete que nos ha concedido un poco de tranquilidad alguna noche, o la lucecita para no deslumbrarla cuando le tenía que dar el pecho, o el sacaleches que me ha permitido poder seguir con la lactancia materna a pesar de volver trabajar…

 

Por eso hoy os quería enseñar con sencillez la habitación de nuestra niña. Es cierto que hemos buscado hacer algo especial para ella con los recursos que teníamos, con ello quiero mostrar que a nuestros bebés les valen las cosas sencillas y serán felices mientras nosotros, sus papás, estemos a su lado. 

 Cosas hechas a mano. No siempre hace falta comprarlo todo. Y puede que no tengas maña para la costura (yo tampoco) pero siempre hay alguna persona cercana que seguro que si la tiene, que mejor que expresar tus deseos.

Yo tengo la suerte de que mi madre me haga cosas tan bonitas como este móvil que tengo encima de la cuna, lo tengo colgado a las maderas de la litera que tenemos en su habitación (una litera que heredamos y hemos pintado de blanco y rosa palo).

Mi madre también me ha hecho a mano un nido reductor que todavía utilizo y que a falta de capazo ha sido un alivio tener. Y hablando de cosas a mano, una de las cosas que más me gusta cómo ha quedado es el "armario" de la peque.

Hace algún tiempo que mi marido y yo vimos una idea parecida en una cuenta de instagram, nos pareció lo mejor para tener su ropita colgada sin tener que meter un armario en la habitación.

Es una estantería sencilla de Ikea a la que mi marido le ha añadido unos cables para colocar una barra de madera y así poder colgar las perchas (son perchas de las pequeñitas, también de Ikea).

A mí me resulta un invento super cómodo por que tengo la ropa que le pongo a menudo muy a mano. Incluso me sirve para colgar el abrigo en un de los extremos, como podéis ver en la foto.

Además del espacio de almacenamiento extra en la parte de arriba, en el cual se pueden poner cajas con más ropita ordenada por etapas. O tener algunos juguetes como yo, la mayor parte de las cosas son megalitos que le han hecho a la pequeñina (podéis ver el osito que me regalaron mis compañeros de trabajo, el robot de juguettos y madresfera y algún que otro peluche heredado de mis hermanas pequeñas).

Hacer uso de los Ikeahacks que están tan de moda es una manera de tener una habitación personalizada sin gastar una barbaridad en una habitación que muy probablemente cambiará rápidamente a medida que la niña crezca.

Y si no eres muy manitas y aún así quieres hacer algún "ikeahack", pues mirad que cambiador tan apañado nos hemos hecho: una cómoda y una colchoneta cambiador de bebecenter que nos costó unos 6€ si mal no recuerdo. Es una maravilla porque en los cajones tengo guardados los pañales y todo lo necesario para el higiene de la niña al alcance de la mano. Fuera solo he dejado las toallitas y así no hay ruido visual. Está todo bien ordenado.

Más allá de eso tenemos una cuna (también de ikea para variar). Realmente aún no la ha usado para dormir, porque duerme en una cuna colecho que nos han dejado unos amigos. La he puesto de vez en cuando ahí alguna mañana para que tenga más espacio, ya que empieza a moverse un montón.

Hemos querido añadirle algunos detalles para personalizar la habitación y tenga unos toques de luz y color. Mi marido se ha obsesionado con los unicornios y le encanta el cojín con forma de este.

Hemos puesto unas lucecitas del primark colgando de las maderas de la litera (las podéis ver en la foto del móvil) y están conjuntadas con la lámpara del techo. Son tonterías, pequeños detalles, pero que le dan un toque especial a la habitación.

Unas cortinas blancas bien recogidas con una pulsera para que entre mucha luz, al estilo SaraHome y algún que otro detalle más. Todo esto hace que sea una habitación sencilla y recogida, pero que me encanta.


Sé que las habitaciones de los peques experimentan muchos cambios a lo largo del tiempo y por eso pienso que es innecesario llenarla de cosas (ya se llenará solita). Sin embargo me gusta mucho el estilo que ha quedado, que además me ayuda a tenerla ordenada y me permite tener las cosas necesarias a mano. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.