Apoyando el fútbol femenino

Me he quemado la cara, para ser más exactos, me he quemado la mitad de la cara. 

 Ayer nos fuimos (familia y amigos) al estadio Carlos belmonte, de Albacete, a apoyar al equipo femenino de la ciudad: El fundación Albacete balompié. Realmente no tenía ninguna espectativa, fuimos a las actividades previas que se realizaban fuera del estadio. Pensé entrar un rato para que mis hermanas viesen el estadio y luego irnos a casa.
No estaba preparada para que fuese tan interesante. Entramos en el estadio y estaba bastante lleno de gente, más tarde escuché que habíamos sido unas 8.000 personas animando. El solo hecho de ver a tanta gente ya te iba animando y por lo tanto decidimos quedarnos la primera parte. Además la pequeña baby shark estaba encantada con la música y la gente. ¡Y hacía un día estupendo!

Poco a poco la cosa se poní interesante. La gente animaba al equipo y nosotros, que eramos un montón, nos unimos entusiasmados. El sol estaba alto y nos fuimos quitando la chaqueta y la sudadera. Unos amigos (los únicos que venían preparados realmente) sacaron snacks y un bocadillo a las dos menos cuarto. Empezaba la segunda parte y casi no me había dado cuenta.
Nunca creí que un partido de fútbol pudiese ser tan emocionante.
Mi madre se llevó a la pequeña y yo me quedé con mis hermanas (8, 10 y 11 años). La segunda parte fue mejor. No soy una gran experta de fútbol, pero las preguntas que me iban haciendo las chicas hacían que todo fuese mucho más interesante. "¿Qué es una tarjeta amarilla?" "¿Eso es malo?" "¿Por qué le ha pitado ahora?" "¿Quién es el árbitro?" "Y esa que tiene la bandera, ¿quién es?" supe contestar a practicamente todo lo que me iban preguntando.

¿Lo mejor? El final. A pesar de que no habían ganado, se notó como habían puesto todo su ahínco y empeño en la segunda parte. Solo faltó el gol. Sin embargo, se acercaron a la afición y mis hermanas emocionadas me pidieron hacerse una foto con las jugadoras. Conseguimos una con Alba redondo y Patri Padilla. Y con la emoción decidimos que volveríamos a animarlas a los siguientes partidos.
  • Otras cosas que me encantaron de la celebración
Los patrocinadores del equipo pusieron varios stands a las puertas del estadio y hubo varias actividades para los niños y las familias que acudieron al evento. Me gustaron en especial el stand de la Clínica HLA El Rosario, donde les enseñaban a hacer algunas cosas de primeros auxilios como poner un bendaje... 

Tembién me encantó Extrual, que por el día de la mujer en su stand repartían flores azules y naranjas, acompañadas de una pulsera de tela. ¿Por qué me encantó? Pues porque me pareció mucho mejor que el típico globo. Una manera de dar un detalle a todo el mundo de una forma respetuosa con el medio ambiente. ¡Muy zero waste! 

Sin duda lo que más disfruté fue ver a mi hija entusiasmada, a su corta edad, de la música y el ambiente positivo que había en el estadio. Rodeada de familia y amigos. Y un sol lateral espectacular que me quemó parte de la cara (por suerte mi hija estuvo protegida toda la jornada y además se marchó más temprano).
  • ¿Por qué el equipo femenino no juega siempre en el estadio?
Cuando le dije a mi marido que quería volver al estadio a verlas cada vez que jugaran me dijo que eso solo sucedería el año que viene. ¿CÓMO? Resulta que las chicas no juegan en el estadio ¡Nunca! A pesar de estar en primera división y que alguna de ellas incluso juega en la selección femenina de fútbol... Me pareció fatal. Aún así iremos a verlas a la ciudad deportiva siempre que podamos. Por que me parece super importante que las niñas tengan un ejemplo de deportistas, de esfuerzo y superación; y sobre todo de saber perder y  no desmoronarse. ¡No todo es postureo y cosas bonitas en esta vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.