Primeras impresiones de portabebés Boppy comfyfit de Chicco

El porteo es una maravilla, pero buscar un portabebés adecuado da dolor de cabeza.
boppy comfyfit, portabebés de Chicco. Mochila y mei tai

Hace unas semanas me llegó a casa el portabebés Boppy Comfyfit. Y como os prometí en instagram, aquí os dejo una pequeña lista con mis primeras impresiones. Tras usarlo unos días para recorridos más y menos largos, creo que me he formado una idea de lo que me gusta.


Packaging y bolsa de viaje


El portabebés viene en una caja no muy grande. Ya desde la caja podemos tocar la tela de la que está hecho. Una vez abierta hay dos compratimentos: uno con las instrucciones y otro con la bolsa y el portabebés.

La bolsa me encanta. Una de las razones por las que nos decantamos por esta mochila infantil es por ser tan fácil de llevar de viaje. Esta fue también una de las razones por las que nos decantamos por la sillita Doona y, sinceramente, fue una de las mejores decisiones que tomamos.

La bolsa es compacta, lo cual me encanta ya que es ideal para llevar en la maleta para el verano. Incluso se puede meter sin problemas en un bolso grande. Con la mochila que tenía antes (una mochila prestada) no era muy fácil llevarla a la hora de viajar.

Esta bolsa me está encantando para la playa, ya que bajo a la niña en el portabebés y cuando llegamos a la playa la meto en su bolsita y así evito que se llene de arena. Es compacta y la puedo guardar en el bolso de playa.

Tejido


La tela con la que está hecho el portabebés me parece muy lijera. Es fresquita para el verano. ¡Y eso mola! Mi pequeña baby shark está a punto de empezar a andar, no le mola mucho ir en la sillita. Por esta razón queríamos un portabebés que nos sirviese para hacer un poco de turismo este verano. Que no nos matase de calor. Que fuese compacto al doblarlo. 

En Sevilla solo la usamos cuando la peque se cansaba de ir en la sillita (normalmente por la tarde/noche) Se quedaba tan a gusto, incluso se quedó dormida... Le cuesta muchísimo quedarse dormida en la sillita (demasiadas cosas para ver).

Y también buscábamos un tejido que fuese resistente para una niña de un año. Y ahí viene la pega. Por lo que he visto hasta ahora el tejido me parece que da un poco de sí. Aunque creo que sería ideal para llevar a un bebé más pequeño, no estoy muy segura si mi hija iría cómoda para recorridos más largos. Aún así me ha sorprendido hasta ahora, porque en los paseos que hemos dado en la mochila parece disfrutarlo mucho. 


¿Cómo ponerlo?


La pega que le encuentro a los pañuelos es que me parecen muy difíciles de poner. Las mochilas son muy aparatosas y los mei-tai tienen unas tiras larguísimas (que para el verano me parecen muy calurosas). Boppy Comfyfit es lo mejor de todos ellos: ligero, portable y, sobre todo, ¡muy fácil de poner!

Al tener los tirantes fijos es muy fácil atarlo con el bebé ya dentro. Se queda muy bien fijo.  En estos dos videos podéis ver cómo se pone y lo sencillo que es.




Además de dejar al peque en una postura ergonómica. Eso sí, hay otros videos donde venden el producto con el peque mirando hacia delante, ¡nunca lo useis de esta manera! No es bueno para el bebé. 

Una pequeña pega que le pongo es que no se puede llevar al bebé detrás. Y a los nenes cuando son un poco más mayores les encanta ir mirando todo, por lo que es una pena. 

No sé si solo le pasa a mi marido o a todos los padres en general, pero parece que ellos solo se atreven con las mochillas. Lo cierto es que a mi marido no le molaba la idea del pareo o del mei-tai, sentía que era demasiado dificil de poner y además le parecía incomodo para él... Por lo que esta opción era la ideal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.