¿Qué extra escolares escoger y por qué los niños deberían tomar la decisión?

Llego la hora de escoger extra escolares. Preparados, listos, ¡ya!

Justo ayer Patricia de la cuenta de Instagram trazos comentaba que los niños tienen tantas actividades extra escolares que no tienen tiempo de jugar. Durante cuatro años he sido una de esas personas que imparten actividades extraescolares, sé que a veces es imprescindible. A veces a los padres no les queda otra opción.

Por eso hoy os vengo hablar de: ¿qué extraescolares debemos escoger para nuestros niños?

Está claro que a todos nos parece muy importante que los niños vayan súper bien en matemáticas, sean literarios expertos y por supuesto dominen tres o cuatro lenguas sin problema. En serio, no podemos exigir esto de nuestros hijos y pequeños.

Ya que llevamos a los niños actividades que no entran dentro de las horas lectivas,  dejémosles, al menos, que sean ellos los que elijan.
  • Una actividad donde jugar y pasarlo bien
Si quieres apuntar a tu peque alguna hora a la semana a alguna actividad sin duda decantarse por un lugar en el que El Niño/a pueda jugar es esencial.
Existen pocas actividades que simplemente sean para jugar. ¿No creéis?
Mi hermana pequeña, sin embargo, ha estado realizando durante varios años una extra escolar que era eso: jugar a juegos de mesa. ¡Genial!

Encontrar una actividad así no siempre es fácil, pero considero que merece la pena buscar. Seguro que existen opciones cerca.
  • Deporte si, pero mejor taekwondo que la gimnasia no me gusta (aunque este de moda)
Deja que tu peque sea el que escoja el deporte que le gusta y le motive. El deporte siempre es bueno, pero hacerlo de mala gana y por obligación es horrible y muy desmotivante. Si queremos que nuestros hijos aprendan a amar el deporte dejemos que sean ellos los que decidan. A lo mejor tu hija decide que prefiere hacer rugby en vez de ballet. ¡Que divertido!
No por que la gimnasia o el fútbol estén de moda significa que sean las únicas opciones. Es muy poco probable que tu pequeño/a se convierta en un profesional, por lo que, lo ideal es dejar que disfrute realizando deporte.
  • Hacer deberes... en solo una hora
Los deberes son odiosos, gracias. Si eres profe y mandas deberes intenta que estos sean pocos y, si es posible, ninguno. Da igual la edad que tengan tus alumnos, su jornada “laboral” es interminable por los insufribles deberes. Si a pesar de todo decides poner deberes, piensa que los deberes (de todas las asignaturas) se deberían acabar en un máximo de una hora.
Hay lugares donde es posible hacer los deberes, un maestro les ayuda a organizarse y les enseña a estudiar de forma independiente.
Creo que los centros de estudios que ofrecen esta posibilidad están genial, les ayudan a los estudiantes a organizar su tiempo y cuando estos vuelven a casa pueden disfrutar de la compañía de los papás. (Siempre y cuando la lista de deberes no sea inmensa y tengan que seguir en casa!!) #stopdeberes
  • El inglés y el francés con duolingo, que las fichas y los libros ya los tengo muy vistos. ¡Luchemos por un bilingüismo real!
Querid@s padres y madres, tu hijo no va a ser bilingüe por ir a una academia de inglés en la que le planten un libro y le pongan a hacer fichas sin descanso.
Creo fervientemente que las academias de idiomas deben renovarse y dejar los libros de lado para empezar a ofrecer un aprendizaje real, útil y si es posible basado en el juego (incluso para los alumnos de la eso).
Si quieres que tu hij@ estudie inglés para sacar buenas notas, guay. Si quieres que tu pequeñ@ aprenda unos fundamentos y unas bases importantes en una lengua extranjera, esmérate en buscar un centro que ofrezca estas posibilidades. Y sobre todo, no dejes que tu hij@ se amargue por querer que aprenda una segunda lengua. Dale tiempo para jugar y no razones para odiar más el inglés. 
  • 15 minutos de matemáticas con smartick
Ya os he hablado de este método en este post y en este otro. Nunca he visto una eficacia tan grande como la de este método, que consigue motivar y enseñar a los pequeños de una forma evolutiva. A su propio paso y en su propio nivel. ¡Es fabuloso!
A mi de pequeña me hubiese encantado tener algo parecido, porque odiaba las matemáticas con el corazón.

Y es que a veces no hace falta apuntar a tu hij@ a una academia para que mejore en matemáticas.
  • Baby shark do do do ro do es mi canción favorita y el piano es un muermo
Vale, el piano no es un muermo. Adoro el piano, ¿quien no adora el piano?
El problema radica en la presión. No sé vosotros, pero en Albacete hay un afán de competición por entrar en los primeros puestos del conservatorio que parece que el profesor sea el mismísimo Beethoven. 

Años previos de preparación en academias, luchas entre compañeros. Decepción y desilusión cuando resulta que en vez del violín puedes tocar el fagot. Y todo esto ¿para qué? Para tocar durante un par de años y luego abandonar el instrumento y no volver a tocarlo. 

En definitiva, si es posible, evitemos las actividades extra escolares o reduzcamos las en la medida de lo posible. Lo niños necesitan tiempo para descansar y disfrutar en familia. Démosles ese tiempo. Y si tienen que hacer alguna actividad, que está les ayude a crecer contentos, que les inspire y les motive y no sea una obligación (qué para eso ya tienen el cole).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.