Actividades de todos los días convertidas en juego

No sé si os pasa también a vosotros, pero yo estos días ya no doy más. 

Ya no doy más, la mayor parte del tiempo estoy preocupada y abrumada por la situación. Eso no cambia que tengo una hija pequeña que necesita atención. Actividades y juegos, que no sean ver dibujos animados todo el día. Por eso hoy os traigo las actividades que para nosotras estos días se han convertido en nuestros mayores juegos.


1. La hora del baño

¿Eres de los que baña al peque antes de ir a la cama? Quizás sí, quizás no. A mi me da igual el momento en el que se bañe la peque, sobre todo estos días que los horarios están super desajustados. Así que he convertido la hora del baño en uno de nuestras actividades preferidas.

Llenamos la bañera y empezamos creando mucha, mucha espuma, con apenas una pizca de jabón ya tienes tus compitas. Y al agua patos con unos pocos de juguetes. Nosotros tenemos unas marionetas y un barquito, pero últimamente hemos añadido algunas cocinitas.

No la baño todos los días, no lo veo necesario. En el encierro se suda menos y se enguarra menos... Eso sí, los baños nos duran mucho más. Se ha convertido en un momento de relax, para ella y para mí. Algún día ha conseguido estar hasta 45 minutos en el agua. A mi me viene genial para revisar el email, para hacer alguna llamada, o para leer.

Si no tienes bañera siempre puedes usar una bañera portátil como la flexibath de Stokke o incluso un barreño un poco grande (si tu peque cabe).

2. Hacer pan o galletas o incluso la merienda

El pan y la repostería están de moda. Eso lo tenemos todos claro. ¿Has probado a hacerlo con los niños? Es un aprendizaje estupendo para la vida, también es un ahorro, para aquellas personas a las que les llegan días de escasez (en las que me incluyo), ya que cuesta mucho menos dinero hacer tu propia repostería y panadería que encargarla o comprarla. Y está mucho más buena.

Recuerdo que de pequeña hacer pan era uno de mis pasatiempos preferidos cuando estábamos en casa y podíamos hacer algo en familia. Los más mayores nos poníamos creativos y hacíamos panes con forma de trenza o de algún animal (los conejos y los cisnes eran mis preferidos) y los más pequeños, tras darle un par de bocados a la masa y hacer un poco el mono, simplemente hacían panes tipo bola y mi madre los decoraba con el cuchillo y decía que eran como los de las panaderías de verdad.

Las galletas pueden ser sencillas, pero si te pones golos@ puedes hacerlas con algún "toping" o glaseado o incluso decorarlas con fondant. ¿Sabías que puedes crear tu propio fondant con nubes y colorante?

Y si no te animas a hacer masas porque no te da la vida o simplemente no te apetece. Pues haz que el momento de la merienda sea un juego. Cread entre todos platos divertidos con la fruta, con las galletas de caja o con lo que tengáis a mano. En Pinterest hay un montón de ideas para hacer comidas divertidas con los peques, ¡Haz que las imiten! O que simplemente aprendan a cortar el plátano en rodajas, que eso ya es TODA UNA ACTIVIDAD en si misma.

3. Deporte para madre e hija

En serio. No te pongas como excusa que tu peque está por el medio. ¡Conviértelo en un juego de dos! Si tu peque es muy pequeño y deja que lo pongas en la mochila de porteo, adelante, empieza con tu kanga training. Si es como la mía, invítale a hacer algún ejercicio contigo (serás su personal trainer) y ya verás las risas con las posturas que se marca.

Otra cosa que hago de vez en cuando, cuando la peque está muy pesada o se aburre y no quiere hacer los ejercicios. la cojo en brazos o me la pongo en los hombros y sigo con los ejercicios y ella riéndose a carcajada limpia. Además de que el deporte se intensifica, ellos se lo pasan en grande. Win-win.

4. Preparar una bebida diferente

Es importante seguir hidratándonos bien en casa, sobre todo si te has animado y estás haciendo deporte. Beber agua es super importante, pero ¿y si al agua le damos un toque diferente?

Puedes establecer como actividad del día hacer un agua de sabor/zumo/batido diferente para cada día y hacerle participe al peque de la preparación del mismo.

5. Hacer tareas sencillas de la casa

Una de mis preferidas, porque además así aprenden a realizar tareas del hogar de una manera divertida y placentera. Es una de las cosas que menos hago con la peque, porque suelo aprovechar cuando está dormida para hacerlo. Pero alguna vez me veo en la situación y ella me ayuda. Algunas cosas fáciles para hacer con niños de aproximadamente 2 años: la cama (mi peque ya duerme en su propia cama) puede ser la suya o la tuya, meter la ropa en la lavadora (incluso se puede crear un juego estilo baloncesto), sacar la ropa de la lavadora, tender, recoger sus juguetes...
Observa a tu pequeño y valora que tareas puede realizar, ¡conviertelas en algo divertido!
Extra: Plantar un jardín o huerto

Esta actividad la pongo como extra porque no la considero una actividad diaria o normal. Pero ya sabeís que soy muy fan de los mini huertos en casa, aunque se me dan fatal las plantas (estoy intentando mejorar) he conseguido ahorrar mucho aprovechando algunos restos de verduras que pueden crecer sin necesidad de tierra. Puedes ver mi POST AQUÍ.

Además, si eres una mamá privilegiada y tienes impresora puedes descargar un pequeño librito en inglés para trabajar las zanahorias y su crecimiento. AQUÍ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.

.