Swap Family: Conexión en tiempos de covid

Acabo de terminar de darme un baño. Para desconectar. O quizás para conectar conmigo misma. Sin duda estos tiempos extraños en los que vivimos nos están mostrando un poquito más quienes somos y cómo somos. Lo que está claro es que cada uno de nosotros necesita conexión humana.

Nunca me he considerado una persona muy abierta. Me cuesta mucho salir de mi zona de confort y a pesar de haber vivido en otro país, con otra lengua, nunca se me ha dado especialmente bien crear amistades. Lo que si está claro es que las que hago, me gusta conservarlas. A veces fallo, otras no. Y por supuestísimo mi familia representa una parte fundamental de mi ser. 

Cuando empezó el confinamiento me dije. Esto será pan comido, a mi me gusta estar en casa. Y conforme pasaban los días me daba cuenta de la necesidad absoluta que tengo de hablar con mis amigos y, sobre todo, con mi familia. Me iba dando cuenta de la necesidad de CONEXIÓN tan grande que tenemos como humanos. 

Este tiempo, este virus, el confinamiento. Me han ayudado a valorar muchísimo más todas las personas con las que he conectado a lo largo de mi vida, algunas a las que no veo quizás desde hace años (maravillosas tecnologías). Con las que conecto día tras día. 

Soy una amante total de viajar y conocer culturas. Conectar con otras personas a través de sus comidas y de los lugares que transitan todos los días. A través de las lenguas que tanto me cautivan. Este año he echado en falta viajar. Y con mi inminente parto y postparto cada día se hace más difícil poder volar, ni si quiere para poder ver a la familia de mi marido.

Pero todo esto nos hace apreciar mucho más el regalo que tenemos a nuestro alcance: internet. Estoy segura que no soy la única en decir que durante el confinamiento he celebrado más cumpleaños en familia que en los últimos 3-4 años. Las reuniones de amigos en diferentes ciudades, países, continentes han sido muchas más que las acostumbradas. 

Audios de WhatsApp a tope. Videollamadas por zoom. O por hangouts. O por skype. Videos del día a día. desescaladas compartidas. Reuniones familiares desde 5-6 casa diferentes. Amigos brindando con una cerveza, cada uno desde su sofá. Y no sé vosotros, pero estoy segura que no soy la única en conocer un poquito más a los vecinos.

CONEXIÓN

Todos nos hemos encontrado con la necesidad de conectar y reconectar. Por que aun que no nos esté permitido darnos abrazos por el momento y las mascarillas escondan nuestras sonrisas, necesitamos las relaciones, para aprender y para crecer.

Justo antes del confinamiento os hablaba de una plataforma especial. Ideal para hacer un turismo diferente: Swap Family. Hoy os quiero volver a hablar de ella en otro contexto, por que lo cierto es que no sabemos cuando podremos volver a viajar con la libertad de antes, pero si algo está claro es que internet nos facilita seguir conectando.

Una plataforma en la que te puedes inscribir de forma completamente gratuita y en la que puedes "viajar" de una forma diferente. Puedes crear lazos con familias de todo el mundo, hablar, chapurrear, cantar... formar nuevas conexiones en tu vida que te aporten un poquito más. Crear nuevas tradiciones, conocer otras tradiciones. Aprender como en otras partes del mundo hacen cosas completamente diferentes por Halloween o Navidad, descubrir fiestas como Sint Maarten o Acción de gracias (y por que se nos ha pasado ferragosto, pero es digna de mención). 

Gracias a Swap Family podemos seguir creando CONEXIONES por todo el mundo. No importa que este año no podamos viajar, nadie nos va a quitar las ganas de conocer el mundo, aunque por el momento tenga que ser detrás de otra pantalla. Y más pronto de lo que podamos imaginar estoy segura de que podremos volver a salir sin miedo. Estoy segura de que los encuentros tendrán mucho más valor. 

Y estoy segura que se crearán conexiones para siempre. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.

.