Adornos de Navidad caseros, una actividad para hacer con niños

Pues tenía pensado hacerle un calendario de adviento a la peque. Para poder publicar fotos bonitas en redes, pero entonces decidí hacer un detox de redes sociales y el calendario quedó en el olvido. Y entonces te das cuenta de cuantas cosas innecesarias se hacen por la aceptación de otros. Y te das cuenta que le restamos importancia a las cosas realmente importantes, por hacer una foto bonita. 

Así que sin calendario de adviento casero nos hemos quedado. Pero eso no quita que vayamos a prepararnos para la llegada de la Navidad a lo grande, aunque sea sin tanto regalo. Además, a falta de calendario de adviento casero, papá compró un calendario de Kinder (lleno de chocolatinas) y en cuanto me despisté... Ya se había comido tres. 

Estas son las primeras navidades en las que la peque es consciente de lo que acontece a su alrededor y está entusiasmada. Le encanta ver los árboles de Navidad por la calle, o las luces colgando, cualquier estrella. Verla tan emocionada me recuerda que este tiempo es importante más allá de lo material y es en parte una de las razones que me ha empujado a dejar atrás las redes sociales este tiempo, y a disfrutar de mi familia. 

Pero, como decía antes, no tener un calendario de adviento no significa que no nos estemos preparando. Siempre me propongo hacer mil actividades con la peque, y en vez de un regalo al día he decidido que ¿por qué no? una actividad al día. No hace falta que sea algo muy elaborado, al final los niños nos enseñan que la sencillez siempre gana. 

Empezamos pintando un árbol de Navidad que encontré en la tienda de juguetes local de la que os hablaba en este post. Un ratito de manualidades, de pintar y hacer algo juntas. Se lo pasó en grande. 

Hemos hecho galletas, montado el árbol, puesto el Belén... Y el otro día se me ocurrió hacer adornos para la puerta de casa. Llevo ya varias semanas coleccionando estrellitas de cascara de naranja (merece la pena, aunque solo sea por el magnifico olor) y decidí probar a hacer adornos con la pasta de sal o plastifica casera que hicimos en el confinamiento. Solo hacen falta un par de pasos extra. 


No os voy a mentir, al final se convierte en una tarde de modelar plastilina. Pero la peque lo disfrutó, disfrutó del juego, de hacer algo diferente, de una actividad juntas y al final le encantó ver el resultado. Y con estos adornos navideños caseros nos acercamos un poquito más a las fiestas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por tus palabras.

.